lunes, 26 de mayo de 2008

La cascada oculta de Glúfrafoss

La guía de excursiones la calificaba como "interesante pequeña excursión" y recomendaba "llevar ropa impermeable y botas de agua"...y esto de poner los pies en el agua nos encantó!

Desde Barcelona nos aprovisionamos con unos calcetines de neopreno y unas chanclas bien baratitas que nos cogieran bien el pie para cruzar por el río a través de una garganta que nos llevaría a la oculta cascada de Glúfrafoss.

Tenemos que reconocer que una vez alli, estábamos todos un poco nerviosos al no tener muy clara la profundidad del río y sobretodo lo helada que estaría el agua. Sin embargo, al meter los pies en el agua...no notamos nada!!! Fueron unos 10 metros adentrándonos en la garganta hasta llegar al hueco desde donde caía elegantemente la cascada, a nuestros pies. Eran las 8 de la tarde y la luz, con el tono del atardecer, la iluminaba a través del hueco que dejaba la garganta.

Os podéis imaginar, el ambiente estaba mojadito y nosotros cargados con las cámaras, el vídeo, los paraguas para poder hacer alguna foto...nuestra pinta no era menos espectacular, como veréis! Qué risa...fue un MOMENTO PARA RECORDAR!

El inicio de la ruta se encuentra dentro del camping que hay a muy pocos metros de parking de la Seljalandfoss (a pocos metros de la carretera de circunvalación). Al fondo del camping vereis la entrada, donde aparece el riachuelo por una pequeña grieta en la montaña. Ánimo, que sólo son 10 metros!

1 comentario:

Baba dijo...

Les dents m'arriban a terra de saníssima enveja !!

MAJESTUÓS, IMPACTANT,.....